Cómo poner el precio correcto al vender una casa

Para fijar el precio adecuado para vender una propiedad, lo primero que hay que saber es: cuanto antes vendas, mejor. Parece obvio, pero hay quien se resiste a esta máxima. Las estadísticas dicen que los inmuebles que se venden con mayor rapidez son aquellos que tienen el precio adecuado desde el primer día que se empieza a comercializar.

Los inmuebles que tienen un precio por encima del mercado se tardan más en vender y, al final, se acaban vendiendo por menos de lo que se debería haber vendido en el inicio de su comercialización.

Ahora es mejor dejarse asesorar en el precio por un profesional para evitar mayores pérdidas.

EL ERROR: No debes elegir el agente que te dice el precio más alto de tu casa. Su único fin es captarla.

LA VERDAD: Los agentes con poca experiencia, o poco profesionales, con frecuencia tratarán de captar propiedades diciéndoles a sus clientes que pueden pedir un precio muy alto (y poco realista). Con las expectativas de precio erróneas sólo conseguirás tener el inmueble PERMANENTEMENTE EN VENTA.

Si es demasiado bajo, perderás dinero; si es demasiado alto, también perderás dinero.

Debes contar con un agente inmobiliario pero no con cualquiera, y tomar tu decisión en función del que te hable más claro y te ofrezca el mejor plan de comercialización para vender en el menor tiempo posible.

Basar el precio de venta en un análisis de mercado

Cómo fijar el precio correcto

Si decides poner el precio adecuado a tu casa desde el primer día, un buen profesional tiene datos objetivos basados en su experiencia y lo más importante LA DE SU RED de contactos para asesorar al vendedor a tasar la vivienda en un precio correcto para la comercialización del inmueble a vender.

Tu asesor inmobiliario hará un análisis exhaustivo del inmueble, comparándolo con ventas recientes y REALES en la zona y con las viviendas en venta “con las que se va a competir”. Nos sentamos contigo y te asesoramos en el que es un buen precio de partida.

Si es demasiado bajo perderás dinero, si es demasiado alto también perderás dinero.

En qué se basa el valor de tu inmueble

  • El mercado actual real.
  • La competencia actual.
  • La financiación actual.
  • El estado de la vivienda.
  • La percepción del comprador.
  • La ubicación.
En qué NO se basa el valor de tu inmueble

  • Lo que necesitas conseguir.
  • Lo que gastaste en “tus reformas”.
  • Lo que harás después de vender.
  • Lo que vale la que vas a comprar.
  • Lo que dice el vecino que ya vendió.
  • Tus sentimientos hacia ella.

 

Comportamiento de los compradores

  • No hay consultas.
  • Llamadas pero no Visitas.
  • 1-2 visitas al mes sin ofertas.
  • 2-3 al mes y alguna oferta.
  • 4-6 al mes y varias ofertas actual.
Tu Precio está…

  • Fuera de Mercado.
  • Extremadamente Alto.
  • Demasiado alto.
  • Cercano al Mercado.
  • ¡¡En el precio adecuado!!

Además del marketing que tu Agente hará sobre tu inmueble, el precio inicial es el otro factor más importante durante el proceso de venta. Está claro que todo el mundo quiere ganar lo más posible en la venta de su inmueble, así que la tentación de pedir demasiado es habitual. La verdad es que esto es lo que a menudo supone que los inmuebles más caros acaben vendiéndose por debajo del valor del mercado en el que se podían haber vendido en su momento. He aquí algunas de las consecuencias de no poner el precio correcto desde el inicio:

  • Un inmueble caro ayudará a los competidores a vender el suyo. Tu inmueble servirá para que otros en tu zona demuestren que el suyo es mejor, oportunidad para ayudarles “colateralmente” a venderlo a ellos antes. Tu objetivo debe ser entrar en el mercado a un precio que atraiga a los compradores, no que les lleve a otros inmuebles similares. ¡Cuidado con esto!
  • Perderás posibles compradores interesados. Los clientes solo visitan aquellas propiedades que están dentro de sus posibilidades, que a menudo ya habrán exprimido. Aunque el vendedor estuviera dispuesto a aceptar ofertas más bajas, no va a recibirlas porque los posibles compradores no llegaran tan siquiera a visitar la propiedad. El cliente comprador tiene aspiraciones más realistas, ha evolucionado, el mercado le ha hecho más suspicaz y minucioso. La mayoría se fija un presupuesto orientativo, incluso van a sus bancos a tantear qué hipoteca podrían obtener. Si tu casa se les va de precio es INVISIBLE PARA SUS OJOS.
  • Tu inmueble “se quemará” en el Mercado. Los compradores evitan los inmuebles que llevan mucho tiempo a la venta, porque suponen que habrá algo malo en ellos o que el vendedor no está dispuesto a negociar el precio. ¡Las impresiones cuentan y mucho!
  • Las mejores ofertas se reciben en los 45 primeros días, pero solo si el precio inicial es correcto, estando no muy lejos del precio final en que se venderá. Así que haz caso si no quieres perder money y decirte lo de “si hubiera hecho caso…”. Según fuentes de RE/MAX Esuropa, la mayoría de españoles encuentra la casa que busca en menos de dos meses, ¿a caso quieres que tu casa rompa esta estadística por estar fuera de precio? ¡Ni hablar!
  • Los compradores tendrán problemas para la financiación de la compra. Aunque hiciera una oferta alguien que no conociera el mercado, la tasación actual a realizar descubrirá el valor real y el banco estudiara el préstamo en base a este valor último, resultando insuficiente en la mayoría de los casos. Si no quieres perder la operación, tendrás que bajar el precio de todas maneras.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *